1) ¿Qué es un NAS?

Un servidor NAS es un dispositivo de red con las funciones principales de almacenar y compartir datos. Es un volumen compartido, puede alcanzar grandes capacidades y es accesible para todos los sistemas (MAC, Windows, Linux, Unix, Android, iOS).

El NAS es imprescindible para las empresas, ya que ofrece potentes herramientas de administración de derechos de usuario que permiten el acceso seguro de los clientes. Esta seguridad se ve reforzada por una redundancia de componentes críticos (fuentes de alimentación redundantes, matrices RAID de discos duros,...) y la integración de funcionalidades de copia de seguridad (replicación remota, copia de seguridad en la nube). El NAS protege los datos de la mayoría de los fallos de hardware, lo que hace que la solución esté altamente disponible y totalmente incluida en los planes de recuperación ante desastres.

Al igual que sus necesidades, el NAS evoluciona. Un NAS sigue siendo escalable en capacidad y rendimiento. La capacidad se puede ampliar agregando discos duros en compartimentos vacíos o agregando un chasis de expansión. El rendimiento se puede aumentar agregando almacenamientos intermedios (memoria RAM, memoria caché SSD, módulos flash mSATA) o tarjetas de conectividad de 10 Gb / s (fibra óptica, SFP +, 10G base-T). Estas opciones permiten que el NAS rastree la evolución de su empresa y su infraestructura de red.

Los servidores NAS son ricos en funcionalidad e integran varias aplicaciones. Debido a esto, su NAS puede asumir las funciones de servidor web, servidor de correo, servidor de respaldo, destino para sus iniciadores iSCSI. La lista de estas características es larga y está evolucionando a medida que los fabricantes actualizan el sistema operativo.

otras guías de compra NAS